Biodisponibilidad de Minerales en Nutrición Humana

Dentro de la oferta dietética comercial y más específicamente en el campo de los preparados que manufacturan vitaminas, minerales, aminoácidos, fitonutrientes, ácidos grasos, bien de manera aislada o bien en modo sinérgico aunando varios de estos principios nutrientes, nos encontramos con la dificultad de conocer cuáles son los más efectivos. Y, por lo que hace al campo de los minerales, nos deberíamos preguntar por la biodisponibilidad de éstos… Pero, ¿qué es la biodisponibilidad?

Existen distintas definiciones de biodisponibilidad pero, en general, este concepto se refiere a la proporción de nutriente que nuestro organismo absorbe de los alimentos y que utiliza para las funciones corporales normales[i].

La biodisponibilidad de un nutriente se rige por factores externos e internos. Entre los factores externos se incluye la matriz alimentaria y la forma química del nutriente en cuestión, mientras que por otro lado el sexo, la edad, el estado nutricional y la etapa de la vida (por ejemplo en el embarazo) son algunos de los factores internos. Dado que algunos aspectos, como el estado nutricional, también determinan la cantidad de un nutriente que el cuerpo utiliza, almacena o excreta, la definición de biodisponibilidad que manejaremos en este artículo se limita a la fracción de nutriente que es absorbida[ii].

Una correcta biodisponibilidad se consigue haciendo que los minerales que queremos  vehiculizar  se asocien a un substrato que sea reconocible por las células del organismo como para que pueda ser incorporado a los ciclos metabólicos del cuerpo humano. Es por lo que, por ejemplo, un mineral inorgánico (caso del hierro) no puede ser reconocido y/o incorporado por el organismo mientras que un bisglicinato cumple estupendamente la función de ser reconocido e incorporado a los sistemas celulares. De este modo las substancias minerales se transforman en su vertiente digestible.

Biodisponibilidad minerales (quelato)

Sin embargo todos los minerales que se encuentran en el medio natural se hallan unidos a nivel molecular por otras substancias -llamadas ligandos­- y que forman lo que es conocido como un quelato cuyo nombre proviene del griego “chelé” que literalmente significa pinza por lo que el esquema esencial de un quelato es el de un cangrejo que apresa un mineral para, en su momento, dejarlo ir en el medio intestinal hacia sangre o linfa:

Para determinar cuáles son los mejores “vehículos” para transportar eficazmente minerales al interior de las células debemos distinguir en primer término entre:

  1. a) FORMAS INORGÁNICAS tales como sulfatos, fosfatos, carbonatos y óxidos. Poseen una baja tasa de absorción (1 al 25%). Estos minerales tienen una carga magnética inadecuada en base a poder ser absorbidos debidamente por el intestino ya que para que puedan atravesarlo, precisan encontrarse en su forma neutra (no polar). De este modo sí pueden atravesar las zonas ocluídas (tight junctions) del medio intestinal y alcanzar así el torrente sanguíneo y linfático. Suelen comportar menor efectividad que las formas orgánicas y más efectos secundarios. Tal es el caso de las intolerancias gastrointestinales provocadas por el hierro inorgánico.
  1. b) FORMAS ORGÁNICAS de entre las que distinguiremos sales orgánicas y aminoquelados:

b.1) SALES ORGÁNICAS: son formas minerales queladas con ácidos orgánicos que incluyen: gluconatos, picolinatos, citratos, lactatos, asimilados sobre levaduras, etc.) Se encuentran asociadas a lo que conocemos en general con el término quelación mineral. Se denomina quelato a la unión entre un mineral (en su forma iónica, es decir como partícula cargada eléctricamente) y un ligando (ácido orgánico, etc.). El quelato (en su forma eléctrica neutra, no polar) es acogido por el medio intestinal que posee una carga eléctrica negativa lo que le permite su fácil traspaso. Finalmente los minerales  pasan por difusión simple a través de la membrana celular. Presentan niveles de absorción del 25% al 45%.

b.2) AMINOQUELADOS en los que se emplean aminoácidos como agentes quelantes. De entre ellos destacan especialmente los bisglicinatos que contienen dos moles de ligando (en forma de glicina) y un mol de mineral tal como se muestra en la figura:

Aminoquelado

Presentan una alta tasa de absorción (60% a 80%) y poseen, además, una correcta constante de estabilidad que es la capacidad que posee un quelato para mantenerse unido mientras atraviesa la barrera gástrica a fin de poder “dejar ir” el ión mineral en el medio intestinal; además no provocan problema alguno a nivel gastrointestinal. Son, actualmente, de los más biodisponibles pues su « carga » nutricia es detectada con facilidad por el organismo e incorporada por sus células.

Es importante, pues, valorar en el etiquetaje de los preparados comerciales la forma en la que un mineral ha sido formulado. Sabiendo su cantidad (en mg o mcg habitualmente) y multiplicando por su porcentaje biodisponible conoceremos la cantidad de mineral que aproximadamente va  a absorber nuestro cuerpo.

Podríamos, finalmente, explicitar un resumen de la biodisponibilidad de minerales desarrollada en este artículo con la siguiente tabla[iii] :

FORMA MINERAL NATURALEZA %  DE ABSORCIÓN
Aminoquelados (glicinatos y bisglicinatos) Orgánico 60-80%
Picolinatos Orgánico 60-70%
Citratos Orgánico 45%
Gluconatos Orgánico 20-25%
Lactatos Orgánico 20-25%
Carbonatos Inorgánico 5-20%
Óxidos Inorgánico 5-10%
Fosfatos Inorgánico 5-10%
Sulfatos Inorgánico 5-10%

   Profesor Enric Ser (Barcelona)

Experto en Terapia Ortomolecular, Terapéuticas de Criterio Naturista, Biorresonancia y Técnicas Manuales. Profesor de Naturopatía.

Perfil profesional y libros consultables en: enric-ser.blogspot.com.es

Si deseas recibir más información por favor apúntate a nuestra newsletter.


[i] Aggett PJ. (2010). Population reference intakes and micronutrient bioavailability: a European perspective. American Journal of Clinical Nutrition 91(suppl):1433S-1437S. doi:10.3945/ajcn.2010.28674C

[ii]  Ser, Enric (2015). Suplementos Nutricionales: Guía Práctica; Barcelona, 2015

[iii]  García, Mikel (2007). Minerales y salud: la guía de los minerales; Madrid, 2007

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

*